LÁSER VASCULAR

 

Aproximadamente entre el 50 y 60 % de los hombres y mujeres de todo el mundo padecen de las antiestéticas várices en las piernas. 

Si bien la escleroterapia (inyección en las venas) hasta ahora ha constituido una opción para la “eliminación” de las várices, no deja de ser un método invasivo y doloroso con múltiples efectos adversos y además, ineficaz en la eliminación de las venulectacias más finas no canalizables con las agujas utilizadas en la propia escleroterapia venosa.

Nuestro sistema láser está dotado de la longitud de onda ideal, pulso largo y cuadrado, y parámetros muy flexibles, capaces de garantizar un tratamiento vascular superior a sus predecesores. Permite tratar de forma rápida, segura y eficaz un gran número de vasos sanguíneos distintos: desde venas pequeñas (arañas vasculares) hasta venas azules reticulares profundas. Los pacientes con piel oscura, clara o bronceada pueden esperar obtener resultados positivos, con reducidos efectos adversos sobre la piel.

 

¿Cómo funciona nuestro láser vascular?

Este envía impulsos luminosos mediante los cuales se coagula la sangre y se desnaturaliza las proteínas de la pared venosa, que posteriormente son reabsorbidos por el cuerpo. La sangre se redirecciona entonces hacia otras venas más profundas que es por donde debería fluir normalmente.

 

¿Qué tipos de lesiones vasculares se pueden tratar?

Se pueden tratar las lesiones vasculares visualmente antiestética de cualquier parte del cuerpo, así como laslesiones eritematosas y angiomatosas de la piel como, la poiquilodermia de Civatte, la rosácea, la cuperosis, lasmanchas de vino de Oporto, los angiomas tuberosos, los puntos de rubí, etc.

Las venas reticulares y las venas azules de las piernas se pueden tratar también con resultados positivos.
Un examen minucioso realizado por su médico le ayudará a determinar qué venas se pueden tratar y qué tipo de tratamiento es el más indicado en cada caso.

 

¿Cuántas sesiones son necesarias?

En un gran número de pacientes son suficientes una o dos sesiones de tratamiento. No obstante, el número de sesiones necesarias dependerá del número, color y tamaño de las venas a tratar.

Dado que los resultados concretos varían en cada caso, le recomendamos que consulte a su médico para obtener información sobre su caso en particular..

 

¿Es doloroso el tratamiento?

La mayoría de los pacientes sienten una sensación de pinchazo cuando se envía la energía pulsada a través de la pieza de mano, principalmente cuando se tratan las venas reticulares profundas, ya que en general las venas finas y superficiales suelen ser indoloras. 

Aunque normalmente no es necesaria anestesia local ni otros analgésicos, muchos pacientes prefieren que se les aplique una anestesia superficial antes del tratamiento.
Después del tratamiento la sensación de molestias es mínima o totalmente inexistente.

 

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Aunque la mayoría de los pacientes experimentan pocos o prácticamente ningún efecto secundario, los más frecuentes son un ligero enrojecimiento y una hinchazón local de la piel. Estos efectos desaparecen normalmente en menos de 24 horas. 

Consulte a su médico para que le informe con detalle de los beneficios y riesgos del tratamiento...

 

¿Podré realizar las actividades cotidianas sin problemas después del tratamiento?

Los pacientes normalmente retoman todas las actividades normales de forma inmediata. No obstante durante las primeras 24 horas posteriores al tratamiento, se recomienda no realizar actividades bruscas, como los movimientos que requieran esfuerzo. Si las zonas tratadas van a estar expuestas a la luz solar, se deberá utilizar una protección solar. Generalmente se deberá evitar la luz solar directa.

 

¿Cuándo podré apreciar los resultados?

La mayoría de los pacientes perciben una clara mejoría en la mayor parte de las venas tratadas al cabo de unas dos a seis semanas después del tratamiento. Sin embargo, en ocasiones el proceso de curación puede durar más y el resultado final no se percibe hasta al cabo de unos meses. 

Con el tiempo pueden salir a la luz algunas venas nuevas, que pueden eliminarse posteriormente. 

 


Este sistema láser le elimina las venas que son tratadas, pero no evita que le salgan nuevas venas, ya que la aparición de éstas, en una persona aparentemente sana, depende de la predisposición genética.

El 80 % de los pacientes eliminan las venas antiestéticas en sólo dos sesiones de tratamiento.

Contamos con el único sistema láser de pulso cuadrado que existe en el mercado, característica tecnológica que nos permiten utilizar bajos niveles de de energía en toda la amplitud del pulso, reduciendo significativamente, los efectos adversos sobre la piel, el dolor y la cavitación venosa.  

Las venulectasias antiestéticas visibles a simple vista constituyen sólo el 20 % de todo el lecho vascular cutáneo existente, siendo las únicas que habitualmente se tratan, olvidándose esclerosar el 80 % que se encuentra en el lecho subcutáneo y que no son visibles a simple vista, conduciendo éstas, el flujo sanguíneo que nutre a las mas superficiales. Resultando en tratamientos incompletos,  con frecuentes recidivas y por tanto, innumerables sesiones de tratamiento.

El método de tratamiento láser en 3D nos permite tratar todo el lecho venoso antiestético superficial, así como el lecho lecho venoso nutricio subcutáneo a lo largo, ancho y en profundidad de la pierna en una única sesión de tratamiento. Obteniendo resultados permanentes con pocas sesiones.  

Una de las áreas donde el láser de Nd YAG 1064 nm de pulso cuadrado ha encontrado mayor popularidad han sido en el manejo de:

  •  Microtelangiectasias no canalizables en los     tratamientos de escleroterapia.
  • Vasos refractarios al tratamiento convencional de la escleroterapia.
  • Zonas de precaución, tales como los tobillos y los pies, donde existe una alta incidencia de complicaciones como úlceras repetitivas e hiperpigmentación.
  • Pacientes con miedo a las agujas.
  • Vasos que emergen posterior a tratamientos quirúrgico o escleroterapia ( Telangiectasias o rubor angiogénico.

Las telangiectasias de la piel de la nariz son alteraciones vasculares muy frecuentes en personas con un índices bajos de melanina, cuya etiología se relaciona con factores intrínsecos y extrínsecos, algunos relacionados con el fotoenvejecimiento. Entre estos, la exposición abusiva y prolongada a la radiación ultravioleta del sol.
El tratamiento láser de las telangiectasias de la nariz es indoloro, efectivo y seguro, siempre y cuando se realice con la tecnología adecuada y por un médico especializado.